¡Suscríbete!

La mediación a través de la Bioética

¿Qué es la Bioética?

El término “bioética” lo introdujo por primera vez Van R. Potter a finales del año 1970, en un artículo titulado “Bioethics, the science of survival”, lo que reclamaba Potter era algo tan sencillo como una “ética de la vida”, por eso creía fundamental la nueva disciplina, que fuera capaz de poner en comunicación, como si de un puente se tratara, a dos orillas, la representada por las ciencias de la vida y la representada por la ética de los valores.

La bioética, es una disciplina moral que se crea como consecuencia de los cambios científicos, tecnológicos, sociales y medioambientales que acontecieron en la segunda mitad del siglo XX.

Es un modo de plantear y resolver los problemas morales que tienen que ver con la vida en un sentido amplio. Se trata de la reflexión de manera global sobre cuestiones sociales que tienen que ver con la salud de las personas y, por tanto, que interesan a todo el mundo.

La fundamentación de la Bioética trata de dar a conocer los instrumentos desde los que se pueden resolver los nuevos problemas morales planteados por la realidad biológica y biomédica actual. Todos hacemos juicios morales y argumentamos de manera excelente, pues bien, es esa excelencia el objetivo que deberíamos tener para las decisiones humanas.

La Bioética en la Mediación Sanitaria

En la práctica clínica me gustaría que conocierais la existencia de unos comités, se crean comités de bioética, qué son y quiénes lo forman, os preguntaréis, pues es un órgano colegiado de deliberación, de carácter multidisciplinar, para el asesoramiento de pacientes y personas usuarias, profesionales de la sanidad y equipos directivos de los centros e instituciones sanitarias en la prevención o resolución de conflictos éticos que pudieran generarse en el proceso de la atención sanitaria. 

La finalidad de dichos comités será la mejora continua de la calidad integral de la atención sanitaria.

La bioética debe entenderse como una disciplina posibilitadora de un cambio de rumbo social, que no esté orientada únicamente a la enseñanza de unos ciertos contenidos, sino que ayude a adquirir competencias como la deliberación, la valoración y la toma de decisiones responsable y autónoma. Solo así cabe esperar que cada ciudadano esté en disposición de enfrentarse a los retos y situaciones del mundo actual, gestionando correctamente la incertidumbre y por tanto sin frustración.

Ahora más que nunca la bioética precisa ser una disciplina transversal accesible a todas las personas, independientemente de su localización y más allá de las áreas en las cuales hasta ahora hayan estado instaladas u ocupadas.

En la formación de especialidad en mediación sanitaria impartida desde la Escuela Internacional de Mediación podemos seguir trabajando, afianzando y profundizando en conceptos como el que os acabo de exponer fundamentales para el desarrollo de una profesión de calidad.

Deja un comentario