?php /* Template Name: Preguntas 300 */ ?> FAQs 300h | EIM Escuela Internacional de Mediación

Preguntas frecuentes curso de 300h

¿Tiene dudas? Hemos hecho una recopilación de preguntas frecuentes, puede ser que encuentres respuesta a tu duda. Si no es así, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí.

Este curso te permitirá adquirir los conocimientos necesarios para acceder a la profesión y al Registro de Mediadores e instituciones de Mediación. Formación con clases en directo semanalmente, la formación más actualizada de todo el mercado conforme a la normativa vigente. El alumno a través de los ejercicios, simulaciones, clases por videoconferencia y mediaciones asistidas, practicará el ANTES, el DURANTE y el DESPUÉS del proceso de mediación. Obtendrá un diploma homologado por el Ministerio de Justicia con 12 créditos universitarios (ECTS). Además, dispone de 15 días de prueba. Si no supera tus expectativas te devolvemos el importe.

Entre otras ventajas, la mediación disminuye el coste económico y emocional evitando iniciar un largo proceso judicial, facilita el diálogo y la negociación, reduce los incumplimientos de las sentencias y ofrece un acuerdo adaptado a las necesidades concretas de las partes. Los acuerdos alcanzados pueden validarse judicialmente o elevarse a escritura pública.

La mediación se divide en: Mediación civil y mercantil, familiar, penal, laboral, mediación en materia de consumo, mediación con las administraciones públicas, mediación comunitaria, hipotecaria, medioambiental, escolar, intercultural, sanitaria y mediaciones de tipo mercantil-empresarial, entre otros.
No obstante, en la actualidad, el registro de mediadores diferencia las especialidades: Civil, Mercantil, Familiar y General.
Igualmente si deseas especializarte en nuestra Escuela podrás hacerlo en Mediación en accidentes de tráfico, materia de consumo, educativa, sanitaria, comercio internacional, intercultural y laboral (desde 60h hasta 190h).

Debido a su naturaleza de resolución basada en la comunicación y en la premisa de que “todos ganen”, siempre es beneficioso acudir a ella sea cual sea la índole del conflicto.

Dependerá del número de sesiones que sean necesarias hasta llegar a un acuerdo. El precio medio de una sesión es de 60€ en asuntos familiares, en temas mercantiles la cuantía suele depender del objeto del conflicto.

Cuando se trata de una mediación extrajudicial, esto es, si son las partes quienes lo solicitan sin encontrarse ya en un proceso judicial, no existe límite de tiempo. Si se trata de procesos intrajudiciales, esto es, si ya se encuentran dentro de un proceso en los juzgados, la Ley 5/2012 de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, no establece plazos determinados, sino que contempla que deberá ser lo más breve posible y concentrada en un mínimo número de sesiones. No obstante, en determinados casos, el juez podrá citar a las partes para una fecha determinada debiendo haber terminado para entonces el proceso de mediación.

Si la mediación se inicia cuando las partes se encuentren dentro de un procedimiento judicial, éstas podrán solicitar que el acuerdo sea homologado por el tribunal según lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, adquiriendo la cualidad de título ejecutivo, que tendrá la ejecutividad de una sentencia. Si la mediación se inicia de forma extrajudicial, para que este acuerdo se convierta en un título ejecutivo tendrá que ser elevado a escritura pública ante un notario.

El procedimiento se podrá iniciar de común acuerdo entre las partes en el momento en que nace el conflicto o en cumplimiento de un pacto entre las partes de sometimiento a mediación a un mediador registrado, o a propuesta de una de ellas, que podrá o no aceptar la otra parte.

Sí, ya que su contenido está totalmente adaptado al Real Decreto 980/2013, de 13 de diciembre, por el que se desarrolla la Ley de mediación que es de ámbito nacional.

Las horas mínimas de conexión para superar es de un 75% de las totales del curso.

Para superar el curso debes participar en los foros, realizar las actividades planteadas por el tutor/a y asistir a las clases ya sea en directo o diferido.

Una vez planteada tu duda, en un plazo máximo de 48 horas recibirás la respuesta de tu tutor/a.

En caso de poder asistir al directo podrás formular tus preguntas durante la clase, en caso contrario tiene a su disposición los emails de los docentes, foros, chats, línea de teléfono gratuita y además dispone de un asesor/a con el cual podrá contactar en cualquier momento.

En el curso hay un cronograma que servirá de guía para facilitar tu aprendizaje, pero podrás hacerlo al ritmo que tus circunstancias te permitan, siempre que termines en la fecha de finalización del programa, nuestra recomendación es que cada vez que se emita una clase si no puedes asistir al directo la veas en diferido y sigas el ritmo de los demás alumnos.

Si por alguna causa justificada no pudieses completar tu curso en el tiempo disponible, podrás solicitar una ampliación de tiempo y entrarás en periodo de recuperación durante 15 días más tras la finalización prevista.

Por último, si por causa ajena a tu voluntad te vieses obligado a abandonar la formación, podrás retomarla en cualquiera de las convocatorias que se inicien en el año en curso en el que realizaste la matrícula.

La duración del curso es de 300 horas para que puedas inscribirte en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia (para el que solicitan 100 horas de formación) y en los principales Registros autonómicos de Mediación familiar y acceder al sistema de turnos de la administración judicial para los cuales solicitan 300 horas de formación en mediación.

Una vez que finalices la formación y cumplimentes tu cuestionario de calidad, ese mismo día, podrás descargar a través del propio campus, personalmente tu diploma e iniciar tu proceso de alta como mediador/a través de la sede electrónica del registro del Ministerio de Justicia.

El Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación depende del Ministerio de Justicia y su gestión centralizada corresponde a la Subsecretaría de Justicia. El Registro tiene por finalidad facilitar el acceso de los ciudadanos a la mediación a través de la publicidad de los mediadores profesionales y las instituciones de mediación inscritas en el mismo, de tal modo que puede acceder cualquier persona que tenga interés, con lo que será una ventana al público para conocer los mediadores que hay en cada zona geográfica y la materia en la que están especializados. El Registro tiene carácter público e informativo y se constituye como una base de datos informatizada accesible a través del sitio web del Ministerio de Justicia. La inscripción de los mediadores es voluntaria, excepto para los mediadores concursales, que será obligatoria. El Registro se estructura en tres secciones: mediadores, instituciones de mediación y mediadores concursales.

Según el Real Decreto por el que se desarrolla la Ley de mediación en asuntos civiles y mercantiles para poder inscribirse en el Registro el profesional deberá cumplir los requisitos de titulación y formación e, inscribirse en el registro aportando la siguiente información:

  • Nombre, apellidos y número de documento nacional de identidad.
  • Dirección profesional e información de contacto incluida su dirección electrónica y página web si la tuviera.
  • Especialidad profesional.
  • Titulación, formación específica de mediación y experiencia profesional.
  • Área geográfica de actividad profesional.
  • Póliza del contrato de seguro de responsabilidad civil profesional o, en su caso, del certificado de cobertura expedido por la entidad aseguradora o la garantía equivalente que hubiera constituido. Se indicará una dirección electrónica de la entidad aseguradora o de la entidad de crédito en la que constituyera la garantía equivalente.
  • Su integración, en su caso, en alguna institución de mediación.
  • Su inscripción, en su caso, en algún otro registro de mediadores dependiente de otra Administración Pública.
  • Aportar la documentación que desde el registro nos puedan solicitar.

Sí, desde luego. Según el Real Decreto 980/2013, de 13 de diciembre, por el que se desarrolla la Ley de mediación en asuntos civiles y mercantiles, serán causas de baja en el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación las siguientes:

  • La extinción del contrato de seguro de responsabilidad profesional, sin que proceda a la celebración de un nuevo contrato.
  • La inhabilitación o suspensión para el ejercicio de su profesión por autoridad competente.
  • La solicitud del interesado.
  • La falta de acreditación por parte del mediador de la formación continua que debe recibir.
  • El fallecimiento del mediador.
  • La concurrencia de causa que determine la imposibilidad física o jurídica de continuar en la prestación de la actividad de mediación.
  • La inexactitud, falsedad u omisión, de carácter esencial, en cualquier dato, manifestación o documento que se acompañe o incorpore a la declaración.

 

Este curso cumple con todos los requisitos de acceso al registro que se contemplan en el Real Decreto por el que se desarrolla la Ley de mediación.

60 horas de las 300 horas del curso serán prácticas. Incluye la visualización de vídeos con simulaciones de casos y mediaciones asistidas. Los simulacros de casos de mediación serán representados por actores o mediadores profesionales.

  • PAGO ÚNICO

Puedes abonar el importe del curso a través de nuestra web. Reserva con una primera cuota y el resto, al iniciar el curso.

  • PAGO FRACCIONADO

Ofrecemos diferentes modalidades de pago fraccionado. Puedes consultarlo en la página de matrícula.

  • BONIFICACIÓN A TRAVÉS DE TU EMPRESA

Si realizas este curso a través de tu empresa, te gestionamos la bonificación del 100% con los créditos de la Fundación Tripartita.

Para superar el curso será necesario obtener una nota igual o superior a 7,5 puntos sobre 10 tras haber realizado todos los test y casos prácticos que puntúan, haber superado el módulo de simulaciones prácticas y mediaciones asistidas.

Los mediadores/as participan en los procesos en los que dos o más personas, se encuentran involucrados en un conflicto que precisa de intervención de una persona que, de forma neutral e imparcial, facilite la comunicación y regule el proceso favoreciendo la comunicación y conduciendo a las partes para que lleguen a un acuerdo por sí solos. De este modo y, si las partes se atienen a los principios del procedimiento, el mediador facilitará llegar a una solución que les sea conveniente a las partes implicadas, evitando así la imposición de la solución por una tercera persona.

Entre otros podemos enumeraremos los siguientes:

  • Conflictos derivados de procesos de separación, divorcio o nulidad (custodia, disolución del régimen económico matrimonial, reparto del patrimonio…)
  • Relaciones intergeneracionales (padres-hijos, abuelos-nietos, familias de acogida-menores acogidos)
  • Herencias y otros conflictos familiares
  • Arrendamientos y contratos
  • Propiedad horizontal y en la organización de la vida ordinaria de las urbanizaciones
  • Reclamaciones de deudas
  • Mediación escolar
  • Mediación de conflictos en el seno de las empresas: franquicias, socios de pyme, empresas familiares, etc.
  • Asuntos en el ámbito societario
  • Conflictos transfronterizos, especialmente en el ámbito mercantil y de consumidores y usuarios

Las Administraciones públicas competentes procurarán incluir la mediación dentro del asesoramiento y orientación gratuitos previos al proceso, previstos en el art. 6 de la Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita, en la medida que permita reducir tanto la litigiosidad como sus costes. Igualmente ha sido reconocida en la Ley de Enjuiciamiento Civil y en la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

En el mismo sentido, la mediación cuenta con el apoyo de numerosas instituciones del gobierno como lo son el Consejo General del Poder Judicial, las administraciones de las comunidades autónomas y los propios jueces que recomiendan a diario recurrir a esta alternativa. Además, se prevé la obligatoriedad de la sesión informativa en todos los juzgados antes de iniciar un proceso judicial.

 

En primer lugar, el mediador deberá estar en posesión de título oficial universitario o de formación profesional superior. En segundo lugar, el requisito básico es contar con formación específica para ejercer la mediación, que se adquirirá mediante la realización del curso específico de 300 horas impartido por La Escuela Internacional de Mediación. La formación deberá desarrollarse tanto a nivel teórico como práctico (la parte práctica ha de corresponder al menos a 35 horas, en su caso dispone de 60 horas prácticas) y deberá proporcionar los conocimientos y habilidades suficientes para el ejercicio profesional. Por último, el mediador deberá suscribir un seguro o garantía equivalente que cubra la responsabilidad civil. Después de todo lo mencionado anteriormente, el mediador en cuestión podrá inscribirse finalmente en el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación del Ministerio.

Con ambos cursos puedes trabajar como mediador/a en España, inscribirte en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia, acceder a los programas de especialización de la Escuela Internacional de Mediación y realizar prácticas profesionales en instituciones de Mediación.
El curso de 300 horas además de todo esto permite inscribirte en los registros autonómicos de Mediación Familiar y acceder al sistema de turnos de la administración judicial.

La persona mediadora podrá estar inscrita en el Registro de Mediación Familiar de su comunidad autónoma, gestionado a través de las Delegaciones Territoriales de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, a efectos de publicidad e información y, en su caso, a efectos de su adscripción al sistema de turnos.

Para proceder a su inscripción, la persona mediadora deberá estar en posesión de un título oficial universitario, título de licenciatura, diplomatura, grado, o de formación profesional superior, y contar con formación específica en materia de mediación.

Asimismo, deberá suscribir un seguro o garantía equivalente que cubra la responsabilidad civil derivada del procedimiento en el que intervenga. En el caso de aquellos o aquellas profesionales que, para el ejercicio de su actividad profesional ya cuenten con un seguro de responsabilidad civil, deberán aportar copia de la póliza en vigor (puede consultar a nuestros asesores para que le ayuden a formalizar dicha póliza).