¡Suscríbete!

El papel de la mediación en la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible

Llevamos ya un tiempo oyendo la famosa Agenda 2030, intentando conocer los pormenores de la misma y, sobre todo, conseguir compromisos para su cumplimiento desde los distintos estados, países, instituciones, colectivos y profesiones.

Pero no sé si los/as mediadores/as nos hemos parado a pensar cuál puede ser nuestro compromiso con la Agenda del Desarrollo Sostenible en los próximos años, por eso creo que es necesario, parar, reflexionar, analizar y por qué no, tomar decisiones y compromisos.

En septiembre de 2015, jefes de Estado y de Gobierno se reunieron en la histórica Cumbre del Desarrollo Sostenible en la que aprobaron la Agenda 2030. Una Agenda que como su nombre indica, marca una carta de navegación en los próximos años según distintos objetivos. Esta Agenda contiene 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de aplicación universal que, desde el 1 de enero de 2016, rigen los esfuerzos de los países para lograr un mundo sostenible en el horizonte del año 2030. Ya hemos consumido 5 y nos quedan 10.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Entre los objetivos, nos encontramos con el más importante para nosotros, mediadores/as, cuando nos referimos al número 16: Paz, justicia e instituciones sólidas. Con ello conseguir promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

Para ello, la propia web de Naciones Unidas nos reflexiona sobre los conflictos, la inseguridad, las instituciones débiles y el acceso limitado a la justicia como las claves que continúan suponiendo una grave amenaza para el desarrollo sostenible y, por ende, aquello que necesitamos paliar en la Agenda. Es más, en esta época que estamos viviendo de Pandemia, por otro lado, imposible de prever cuando se firmó el compromiso, hace que la protección de los derechos humanos y sobre todo de una justicia de calidad, puedan dar respuestas fiables en los próximos años.

Construir soluciones más efectivas a los problemas es nuestra misión, es la misión de los/as mediadores/as y de la mediación, que ya en la exposición de motivos de la Ley 5/2012 en España la “tachaba” de una justicia de calidad, de ahí la necesidad de apostar por la mediación.  

Dicen los expertos que, si protegemos los derechos humanos, podremos conseguir colocar a las personas en el centro del debate. Por eso cuando muchas veces me preguntan en distintos medios, ¿Qué nos va a quedar de aprendizaje tras la pandemia? siempre digo que conseguiremos la vuelta a los valores humanos y, entre ellos, la justicia y la razón ante los conflictos y esa importante reflexión que es pura mediación: conseguir que los/as mediados/as sean los auténticos protagonistas de su solución.

También me gustaría daros a conocer los Objetivos concretos que se marcan por este alto Organismo:

16.1 Reducir significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo.

16.2 Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños.

16.3 Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos.

16.4 De aquí a 2030, reducir significativamente las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de los activos robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.

16.5 Reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas.

16.6 Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas.

16.7 Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades.

16.8 Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.

16.9 De aquí a 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.

16.10 Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.

16.a Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.

16.b Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

En definitiva, preocupación por la violencia, la corrupción y la participación, por eso es importante preguntarnos lo siguiente:

¿Qué puede aportar la mediación y los/as mediadores/as en este contexto?

La mediación, conocemos que puede ser perfectamente el método para paliar y proteger estas inquietudes. Es verdad que los objetivos marcados son muy generales y, sobre todo, marcados por algo de lo que los/as mediadores/as huimos de forma general: la violencia. Pero también es cierto que, como método y proceso colaborativo, la mediación puede gestionar los conflictos personales, institucionales, internacionales… siendo una herramienta fundamental en el desarrollo de la cultura de paz. Y de la misma forma, los/as mediadores/as seremos los vehículos para generar una comunicación y diálogo pacífico entre las partes en conflicto y conseguir a medio plazo los objetivos marcados que no es más que apostar por una justicia social y la tan mencionada paz.   

Para conseguirlo, os animo a apostar por la prevención en la gestión de los conflictos y con ello conseguir “educar” a las partes, aprender un método que a buen seguro les servirá en el futuro cuando se encuentren en una nueva situación de conflicto. Por eso me atrevo a apostar por el papel educador de los/as mediadores/as, facilitando el diálogo cada vez que intervengamos, el respeto a cada posición y los valores, aunque no se compartan y conseguir la tan ansiada “construcción de la paz”.

Con todo querido mediador o mediadora, transformaremos nuestro mundo, aunque sea en pequeñas dosis, caso a caso, persona a persona, conflicto a conflicto, educando en la paz, la justicia y creando instituciones sólidas.

Este post ha sido elaborado por D. Javier Alés Sioli, director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales.

Deja un comentario