¡Suscríbete!

Mediación para hacer frente las desigualdades en salud

Para medir la salud de una comunidad no podemos tener en cuenta sólo indicadores globales, ya que se pueden enmascarar importantes desigualdades entre diversos individuos o grupos. Los problemas de salud no se distribuyen por igual en las poblaciones, existen grupos en los que se concentran la mayor parte de los problemas de salud.

Son grupos que presentan características y factores que determinan estas desigualdades, factores de riesgo relativos al medio o factores personales que condicionan el estilo de vida y la accesibilidad y uso de los servicios de salud (por ejemplo, las poblaciones con peores condiciones socioeconómicas y menor nivel de instrucción utilizan menos los servicios preventivos).

La determinación de necesidades de la población va más allá de la mera identificación de problemas de salud, requiere también del análisis de los servicios y de los recursos disponibles. Hay que tener en cuenta que las demandas de salud no siempre responden a necesidades reales, sino que están en gran medida generadas por el modelo de oferta de servicios sanitarios.

Salud Mediacion

Concepto de equidad

Para mejorar el nivel de salud y reducir las diferencias existentes entre distintos grupos sociales, hay que actuar bajo el principio de la equidad, que consiste en dar en función de la necesidad. Sin embargo, la oferta de servicios sanitarios no coincide con la demanda de la población ni con sus necesidades.

La OMS, en 1977, se propone como meta la Salud para todos en el año 2000; esto provoca un cambio en los servicios sanitarios, que han de pasar de satisfacer la demanda a alcanzar un nivel óptimo de salud, con una relación coste/beneficio adecuada; y esto es lo que le lleva a priorizar y discriminar positivamente.

Esto es: más y mejores servicios para aquellos que más necesidades tienen. Se trata de:

Articular medidas tendentes a reducir las desigualdades, entre otras:

  • Actuación sobre las condiciones básicas que permiten una vida sana: empleo, vivienda, educación, mayor redistribución de la renta, etc.
  • Promoción de estilos de vida saludables: disminución consumo de tabaco y alcohol; fomento del deporte, dietas sanas.
  • Protección de riesgos: biológicos, físicos, químicos.
  • Mejora de los sanitarios.

Hacer una política de servicios sanitarios dirigida a poblaciones de alto riesgo, centrada en la prevención y en la adecuación.

La Ley General de Sanidad, establece que, nuestro Sistema de Salud, debe asumir la equidad como guía de actividad para superar los desequilibrios territoriales y sociales, económicos y poblacionales, en base a la puesta en práctica de políticas de salud.

En la formación de especialidad sanitaria impartida desde la Escuela Internacional de Mediación podemos seguir trabajando, afianzando y profundizando en conceptos como el que os acabo de exponer, fundamentales para el desarrollo de una profesión de calidad y humanizada.

Si quieres más información sobre nuestro Máster en mediación, pulsa en este enlace.

Deja un comentario