Currently set to Index
Currently set to Follow

Resolver conflictos sin acudir a juicio… ¿Es posible?

EIM 28 / mayo / 2020

Sí, utilizando la Mediación. Acudir a un juicio puede ser muy frustrante para muchos ciudadanos, debido al retraso en las resoluciones y al coste económico que supone. Por eso mismo, la mediación profesional es una buena alternativa para solucionar conflictos, y a diferencia del juicio, se trata un procedimiento confidencial.

La mediación es un método de resolución de conflictos que surge como alternativa al juicio. En el participa una tercera persona, denominado mediador/a, que es un profesional, neutral e independiente de las partes, que guía la comunicación para que los implicados en el conflicto puedan llegar a un acuerdo mutuo.

¿En qué casos se puede acudir a la mediación y cómo puedo hacerlo?

La mediación es una alternativa muy eficaz para conflictos en los que las partes no han llegado a un acuerdo. Además, en caso de que haya empezado un juicio, se podrá paralizar en cualquier momento para acudir a la mediación.

Otro aspecto muy importante que hay que tener en cuenta es que no se requiere la contratación de abogado. Esto reduce considerablemente los costes económicos. A pesar de esto, es conveniente recordar que el mediador o mediadora, como figura neutral, no podrá prestar asesoramiento a las partes en ningún momento.

De igual forma, no existe inconveniente alguno en que alguna de las partes sea asistida por otro tipo de profesionales, si así se requiere. 

¿Quién puede solicitar la mediación y cuánto dura el proceso?

Para solicitar la mediación, bastará con que alguna de las partes acuda a un mediador/a. Será el o la profesional de esta área la que decida si el caso es mediable y qué pasos se deberán seguir.

Por otro lado, el proceso de mediación puede llevar días o semanas, a diferencia de un juicio, cuya resolución puede llevar años. Además, el acuerdo logrado tendrá plena eficacia legal y podrá ser elevado a escritura pública si las partes lo desean, lo que lo equiparará a una sentencia judicial.

Cualquiera de las partes o el mediador/a puede dar por finalizado el proceso de mediación en cualquier momento. En en caso de que no se llegue a un acuerdo, se podrá acudir a juicio o llevar a cabo cualquier otro procedimiento para resolver el caso.

Si quiero ser mediador, ¿qué tengo que hacer?

Para ser mediador se necesitará estar en posesión de una carrera universitaria, o de formación profesional superior. Además, se requerirá haber superado un curso de capacitación, de al menos 100 horas, que te habilitará para intervenir en la resolución de conflictos.

La figura del mediador/a está cobrando cada vez más y más importancia. La avalancha de litigios, provocados por la crisis del COVID-19, está saturando –y cada vez más- los juzgados, por lo que la Mediación se convertirá en una solución alternativa viable a los procedimientos judiciales, tanto a nivel económico como temporal.

Si quieres convertirte en mediador, recuerda que en la Escuela Internacional de Mediación (EIM) puedes apuntarte a nuestra formación online, acreditada ante el Ministerio de Justicia para trabajar como mediador/a en todo el territorio español. 

Contáctanos sin compromiso en infórmate.

Fórmate con EIM

Consulta nuestros cursos expertos para ejercer la mediación

 

¡Infórmate!